TELF: +34 822 173 227

PONENCIA: "Riesgo de cáncer de mama, entre lo que eres y lo que haces".foto olea

 

Se ha definido con el término disruptor endocrino (DE) a cualquier sustancia química exógena que tiene efectos adversos para la salud de un organismo intacto o su descendencia, como consecuencia de cambios en la función endocrina (Weybridge, 1996). La exposición a DE se ha asociado en especies animales  con la  disfunción tiroidea, retrasos en el crecimiento, disminución de la fertilidad,  anomalías en el comportamiento, alteraciones metabólicas, desmasculinización y feminización y el aumento de ciertos de tipos de tumores. Las asociaciones entre exposición a DE y salud humana son igualmente variadas pero la evidencia de la asociación exposición-enfermedad es mucho mas sutil y escurridiza.

 

El paradigma de la exposición humana a DE es innovador ya que considera como elementos fundamentales :  i) los niveles bajos de exposición, pero a múltiples residuos químicos, ii) las interacciones sinérgicas, aditivas y/o antagónicas entre los DE en su mismos y las hormonas, iii) el momento en la vida del individuo en que ocurre la exposición.

 

Algunos de estas consideraciones nos guiaron a llevar a cabo estudios de exposición a DE en su relación con el cáncer de mama. Base del diseño de esta aproximación epidemiológica fue la necesidad de ir más allá de la medida de unos pocos residuos químicos y en su caso cuantificar la actividad biológica de los residuos químicos existentes en el tejido mamario o sangre de las pacientes afectas o de sus controles apareados. Desde 1984 más de 40 estudios tratando de asociar los niveles en sangre y tejido adiposo de compuestos organoclorados (DDT y PCB) y el riesgo de cáncer de mama. Los resultados de estos trabajos siempre orientaron hacia la no asociación y pudieron demostrar una relación significativa con el riesgo en contadas ocasiones. Sin emnargo, nuestros trabajos de casos y controles (2004 y 2016) nos han permitido concluir que no son los compuestos asilados sino la estrogenicidad del tejido mamario o de la sangre la que determina el riesgo de enfermedad. El mayor interés de esta observación es que se trata de la identificación de un riesgo ambiental y por tanto evitable, que entraría dentro de las previsiones del principio de precaución que debería iluminar cualquier decisión en Europa.

 

El principio de precaución, indica que cuando una actividad se plantea como una amenaza para la salud humana o el medio ambiente deben tomarse medidas precautorias, a pesar de que algunas relaciones de causa y efecto no se hayan establecido de manera científica en su totalidad (Wingspread Conference, WI, 1998). Componentes de las medidas de precaución son: i) actuar con precaución ante la incertidumbre, ii) hacer que la  responsabilidad de la demostración de inocuidad recaiga sobre el proponente de cada acción, no sobre el que la sufre, iii) pedir siempre alternativas y iv) participar activamente en cualquier proceso de decisión.

 

La asociación entre la exposición a DE y cáncer de mama debería servir de ejemplo para tomar medidas valientes en la prevención de la exposición en mujeres. Estas medidas deberían comenzar con la información a la población de situaciones de riesgo por parte de los sanitarios que deben conocer las situaciones de riesgo y su evitación.

 

Currículum vitae

 

El dr. Olea es Catedrático de la Universidad de Granada y Director Científico del Instituto de Investigación Biosanitaria ibs.GRANADA, entre otros.

(C) 2017-2018 SENMO Todos los Derechos Reservados.
Realizado por el equipo de Civicos Networking