TELF: +34 822 173 227

Los químicos de pañales y compresas pueden dañar la salud reproductiva

Las causas de los evidentes problemas de reproducción que afectan al ser humano son múltiples y guardan relación con nuestra vida moderna: gozamos de muchas comodidades pero estamos pagando un alto precio. Les traemos un estudio publicado en Reproductive Toxicology cuyas conclusiones indican que los pañales y las compresas están exponiendo a los bebés y a las mujeres a disruptores hormonales y sustancias químicas tóxicas que afectan negativamente a la salud reproductiva. Dra. Eva María Díaz.

En España existe una especialidad médica oficial llamada Medicina del Trabajo y salud ocupacional, que se encarga de la vigilancia de la salud de los trabajadores profesionalmente expuestos a distintos riesgos laborales, entre ellos las sustancias químicas, y que cuenta con protocolos bien diseñados y avalados por el ministerio de Sanidad. Sin embargo y a pesar de la fuerte evidencia que ya existe, no se han establecido medidas para proteger a la población general de las diferentes sustancias tóxicas de uso cotidiano que, cada día y como si de un trabajador expuesto a un cóctel de sustancias se tratara, provocan un daño irreparable a nuestra salud. Simplemente es un problema que ni siquiera se reconoce o se minimiza con el argumento de que se trata de “pequeñas cantidades” que son “seguras”.

Algunos países como Francia y Canadá, ya han prohibido algunas de esas sustancias, pero en España y a este paso, un día de estos van a descubrir que el tabaco nos enferma y nos mata… La información sobre cómo cuidarnos y prevenir enfermedades no siempre procede de las fuentes oficiales porque, lamentamos decirlo, van con mucho retraso. Por eso creemos que la mejor manera de que usted se cuide y tome las mejores decisiones para la salud de sus hijos y de su familia, es la información y la educación.

Podríamos resumir el artículo de la siguiente manera:
Compresas y pañales están hechos de plásticos sintéticos que potencialmente pueden ser liberados cuando se usan. Este estudio midió las cantidades de compuestos orgánicos volátiles (COV) (cloruro de metileno, tolueno, y xileno) y ftalatos (DBP, DEHP, DEP, y BBP) contenidos en las compresas y pañales. Como estos están en contacto directo con los genitales externos por un período prolongado, hay una probabilidad de que una cantidad considerable de compuestos orgánicos volátiles o ftalatos puedan ser absorbido por el aparato reproductor.

Para aquéllos que no hablan inglés, aquí está la traducción en español:

La mayoría de los pañales y compresas contienen compuestos orgánicos volátiles (VOCs del inglés Volatile organic compounds) y ftalatos, y con la exposición continua y a largo plazo, una cantidad significativa de estos productos químicos nocivos podrían ser absorbidos a través de los genitales, de acuerdo con un nuevo estudio. El estudio fue promovido por una investigación de medios de comunicación de Corea del Sur en 2017 que encontró que las compresas podrían estar causando problemas e irregularidades menstruales, y posteriormente se amplió a los EE.UU. y otros países. Más de 15.000 mujeres se quejaron y firmaron una demanda colectiva alegando el daño de las compresas por la empresa Lillian. Las compresas se retiraron del mercado. Las mujeres alegaron erupciones cutáneas, infecciones, períodos irregulares y calambres.

Los científicos y los defensores dicen que la exposición destapa una brecha en nuestra regulación de los pañales del bebé y es emblemático del malestar histórico de nuestra sociedad con tener conversaciones productivas sobre la salud reproductiva de las mujeres. "La ubicación física del sitio de la exposición, la alta tasa de absorción de los productos químicos a través de los genitales, y el largo período de exposición exige una investigación exhaustiva sobre el impacto potencial de la exposición a compuestos orgánicos volátiles y ftalatos", escribieron los autores en el estudio, que se publicará en “Reproductive Toxicology”.

La exposición a compuestos orgánicos volátiles aumenta el riesgo de daño cerebral, asma, discapacidades, ciertos tipos de cáncer, y del adecuado funcionamiento del sistema reproductivo. Los ftalatos, utilizados como plastificantes en productos tales como cosméticos, juguetes, dispositivos médicos y otros plásticos, se han relacionado con una variedad de problemas de salud, incluyendo la disrupción endocrina, los impactos en el corazón y el sistema reproductivo, diabetes, algunos tipos de cáncer y defectos congénitos.

Ambos, compresas y pañales, están hechos de plásticos sintéticos. Los científicos probaron un puñado de marcas de cada producto para ciertos VOCs - cloruro de metileno, tolueno, y xileno-y cuatro tipos de ftalatos. El estudio no menciona las marcas probadas, pero los productos se obtuvieron de los mercados en Corea, Japón, Finlandia, Francia, Grecia y los Estados Unidos.

Para VOCs, los investigadores encontraron cloruro de metileno en dos marcas de compresas; tolueno en nueve; y xileno en todas las 11 marcas testadas. En los pañales, las cuatro marcas estudiadas contenían tolueno y xileno, ninguno contenía cloruro de metileno. Para los ftalatos, los investigadores encontraron dos tipos de los químicos en las 11 marcas de compresas testadas. En los pañales, las cuatro marcas contenían dos tipos de ftalatos, y otro tipo de ftalato se encontró en una sola marca. Los productos tenían niveles significativamente más altos de ftalatos que lo que se encuentra comúnmente en productos de plástico.

Jay Ko CheMyong, autor principal del estudio y profesor y director de Estudios de Posgrado, en el Departamento de la Universidad de Illinois en el Colegio de Medicina Veterinaria de Urbana-Champaign, manifestó a la revista Environmental Health News su preocupación sobre la revelación de las marcas y que "sólo quería proporcionar datos objetivos como científico."

Alexandra Scranton-directora de ciencia e investigación para Women's Voices for the Earth, que se centra en el rol de las mujeres en la eliminación de las sustancias químicas tóxicas de los productos- señaló "grandes diferencias entre las distintas marcas" cuando se trataba de los niveles de los compuestos. "Hubo una diferencia de casi 6.000 veces en los niveles [de compuestos orgánicos volátiles]", dijo a EHN. "que indica que hay una variedad de maneras en la forma en la que se fabrican esas compresas- no es la contaminación incontrolada en general, hay algo que se realiza intencionadamente" durante la fabricación. Scranton no participó en el estudio.

Para ftalatos, se encontró una diferencia de 130 veces entre los niveles más altos y más bajos en las compresas.

CheMyong dijo que los ftalatos se utilizan para suavizar plásticos, mientras que los Compuestos Orgánicos Volátiles se utilizan como agentes disolventes en la fabricación de plástico. "Lamentablemente, esto no es sorprendente, pero es bastante preocupante dado el contacto con los órganos reproductivos," manifestó el Dr. Leo Trasande, profesor en los Departamentos de Pediatría, Medicina del Medio Ambiente y Salud de la Población en la Universidad Langone Health de Nueva York, a esta revista. "La realidad aquí es que estas son muestras muy recientemente recogidas y, en en tanto se ha puesto el foco en los ftalatos de los juguetes y en el contacto con los niños a través de su boca, esto hace aumentar seriamente la preocupación y la necesidad de la regulación de estos productos", dijo.

Trasande no participó en el estudio, pero es un líder reconocido en el campo de la salud medioambiental de los niños y acaba de escribir un libro, “Más enfermos, más gordos, más pobres”, sobre la amenaza urgente sobre los químicos disruptotes hormonaless como los ftalatos. Dijo que pocos estudios han examinado las exposiciones infantiles a estos productos químicos, sin embargo, la exposición directa en los genitales es preocupante ya que los ftalatos inhiben la testosterona, la hormona sexual masculina y la exposición prenatal se ha asociado con el desarrollo genital anormal en los niños. "Y estas exposiciones se producen durante una ventana crítica en el desarrollo genital, así como en otros órganos", dijo Trasande.

Defensores de la salud de los niños reclaman desde hace años una regulación más estricta de los pañales para bebés, que no son considerados artículos médicos por la FDA y por lo tanto no requieren pasar por pruebas médicas para demostrar su seguridad.

 

Fuente:
https://www.ehn.org/diapers-and-menstrual-pads-chemicals-2627099478.html

  • Visto: 704

You have no rights to post comments

(C) 2017-2018 SENMO Todos los Derechos Reservados.
Realizado por el equipo de Civicos Networking