TELF: +34 822 173 227

¿Está relacionada la ingesta de frutos secos con la obesidad?

Estamos acostumbrados a escuchar que las calorías en demasía generan obesidad, y es una verdad parcial, sin lugar a dudas, pero con la llegada de las ciencias ómicas, sobre todo la Nutrigenómica y la Metabolómica, comenzamos a entender que la relación entre calorías y aumento de peso muchas veces no es lineal. En este caso, el estudio que adjuntamos a continuación lo deja claro ostensiblemente. Dr. Cubrias

El aumento del consumo de frutos secos en solo media porción, (14 gramos) al día, está relacionado con un menor aumento de peso y un menor riesgo de obesidad, según sugiere un estudio observacional a largo plazo publicado en BMJ Nutrition, Prevention & Health.

La sustitución de alimentos poco saludables, como carnes procesadas o patatas fritas con media porción de frutos secos puede ser una estrategia simple para evitar el aumento gradual de peso que a menudo acompaña al proceso de envejecimiento, sugieren los investigadores.

Los frutos secos son ricos en grasas insaturadas saludables, vitaminas, minerales y fibra, pero también son altos en calorías, por lo que a menudo no se consideran buenos para controlar el peso. Pero la evidencia emergente sugiere que la calidad de lo que se come puede ser tan importante como la cantidad.

Investigadores estadounidenses analizaron información sobre peso, dieta y actividad física en tres grupos de personas: 51.529 profesionales de la salud masculinos de 40 a 75 años cuando se inscribieron en el Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud; 121.700 enfermeras de 35 a 55 años cuando fueron reclutadas para el Estudio de Salud de Enfermeras (NHS); y 116.686 enfermeras de 24 a 44 años cuando se inscribieron en el Nurses Health Study II (NHS II).

Durante más de 20 años de seguimiento, se les pidió a los participantes cada 4 años que indicaran su peso y con qué frecuencia, durante el año anterior, habían comido una porción (28 gramos) de frutos secos, incluidos cacahuetes y mantequilla de cacahuete.

El ejercicio semanal promedio (caminar, trotar, andar en bicicleta, nadar, practicar con raquetas y jardinería) se evaluó cada dos años mediante un cuestionario. Se midió en horas equivalentes metabólicas de tareas (MET), que expresan cuánta energía se gasta por hora de actividad física.

El aumento de peso anual promedio en los tres grupos fue de 0,32 kg. Entre 1986 y 2010, el consumo total de frutos secos aumentó de una cuarta parte a menos de la mitad de una porción/día en hombres; y de 0,15 a 0,31 porciones/día entre las mujeres en el estudio del NHS. Entre 1991 y 2011, el consumo diario total aumentó de 0,07 a 0,31 porciones/día entre las mujeres en el estudio NHS II.

El aumento del consumo de cualquier tipo de fruto seco se asoció a un aumento de peso a largo plazo menor y un menor riesgo de obesidad.

Aumentar el consumo de frutos secos a la mitad de una porción al día se asoció a un menor riesgo de aumentar 2 o más kilos en un período de 4 años. Y un aumento diario de media porción en el consumo de nueces se asoció a un riesgo 15% menor de obesidad.

Sustituyendo carnes procesadas, granos refinados o postres, incluidos chocolates, pasteles, pasteles y rosquillas, la mitad de una porción de nueces se asoció a un aumento de peso de entre 0,41 y 0,70 kg en un período de 4 años.

"Además del impacto en la salud humana, el uso de proteínas vegetales respetuosas con el medio ambiente, como los frutos secos y las semillas, para reemplazar las fuentes animales de proteínas puede contribuir a la promoción de un sistema alimentario sostenible global", escriben los autores.

Fuente:
Univadis
https://nutrition.bmj.com/content/early/2019/08/27/bmjnph-2019-000034

  • Visto: 1324

You have no rights to post comments

(C) 2017-2018 SENMO Todos los Derechos Reservados.
Realizado por el equipo de Civicos Networking