TELF: +34 822 173 227

La clave de la longevidad: ¿aumento de células T CD4 Citotóxicas?

Los científicos del Centro RIKEN, Centro de Medicina Integrativa (IMS) y la Escuela de Medicina de la Universidad de Keio, en Japón, han utilizado el análisis de ARN unicelular para descubrir que los supercentenarios, es decir, las personas mayores de 110 años tienen un exceso de un tipo de célula inmune llamada células T CD4 citotóxicas. Dra. Mayca González 

Una característica distintiva de los supercentenarios es una vida útil larga y saludable, que mantiene una función cognitiva relativamente alta y una independencia física incluso después de los 100 años de edad. En otras palabras, muchos supercentenarios pueden pasar casi toda su vida en buen estado de salud debido a la aparición tardía de enfermedades relacionadas con la edad. 

Muchas funciones del sistema inmune muestran una disminución progresiva con la edad, un fenómeno conocido como inmunosenescencia, que conduce a un mayor riesgo de infección, cáncer y enfermedades autoinmunes. Un bajo nivel de inflamación es el mejor predictor del envejecimiento exitoso en la vejez extrema, lo que indica la importancia de mantener el sistema inmune.

Los investigadores analizaron las células inmunes circulantes de un grupo de supercentenarios y de controles más jóvenes. Analizaron un total de 41,208 células de siete supercentenarios (un promedio de 5,887 por sujeto) y 19,994 células para controles (un promedio de 3,999 por sujeto) de cinco controles,  de entre 50 y 80 años. Descubrieron que, si bien el número de células B era menor en los supercentenarios, el número de células T era aproximadamente el mismo. Al analizar estas células, los autores descubrieron que los supercentenarios tenían un nivel muy alto de células citotóxicas, lo que significa que pueden matar otras células, y que a veces representaban el 80 por ciento de todas las células T, en comparación con solo el 10 o 20 por ciento en los controles.

Normalmente, las células T con marcadores conocidos como CD8 son citotóxicas, y las que tienen el marcador CD4 no lo son, por lo que pensaron que tal vez las células CD8 fueron las que aumentaron. Pero ese no fue el caso. Más bien, parece que las células CD4 positivas de los supercentenarios habían adquirido el estado citotóxico. Curiosamente, cuando los investigadores observaron la sangre de donantes jóvenes, había relativamente pocas células citotóxicas positivas para CD4, lo que indica que esto no era un marcador de la juventud sino una característica especial de los supercentenarios.

Artículo publicado en PNAS el 12 de noviembre de 2019. 

https://www.pnas.org/content/early/2019/11/11/1907883116

  • Visto: 2110

You have no rights to post comments

(C) 2017-2018 SENMO Todos los Derechos Reservados.
Realizado por el equipo de Civicos Networking