TELF: +34 822 173 227

Vitamina C intravenosa y protocolo ortomolecular como terapia para COVID19

Actualmente, no existe una vacuna o medicamento antiviral específico para COVID-19. Se necesita urgentemente un tratamiento accesible, eficaz y seguro para salvar vidas y frenar la propagación de esta enfermedad. El síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA) es un factor clave en el desenlace fatal del COVID-19. El estrés oxidativo significativamente aumentado debido a la rápida liberación de radicales libres y citocinas (tormenta de citocinas) es el sello distintivo del SDRA, que conduce al daño celular, falla orgánica y posible muerte. Presentamos un caso en el que el uso precoz de altas dosis de vitamina C intravenosa parece ser un tratamiento eficaz para estos pacientes. Dr. Michael J. González 

Introducción

En diciembre de 2019, se informó por primera vez en Wuhan, China, de un brote de una enfermedad respiratoria causada por un nuevo coronavirus (SARS-CoV-2), oficialmente denominado Enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19). COVID-19 se extendió rápidamente por todo el mundo creando una emergencia sanitaria mundial. El síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA) es un factor clave en el desenlace fatal del COVID-19. El estrés oxidativo significativamente aumentado debido a la rápida liberación de radicales libres y citocinas (tormenta de citocinas) es el sello distintivo del SDRA, que conduce a daño celular, falla orgánica y posible muerte (Cheng, 2020).

Con varias vacunas COVID-19 potenciales en las primeras etapas de desarrollo, y los estudios clínicos de medicamentos antivirales existentes que brindan resultados inconsistentes, se deben considerar compuestos adicionales con actividad antiviral para uso terapéutico complementario. El ácido ascórbico (AA), comúnmente conocido como vitamina C, tiene la actividad biológica requerida para este propósito. Debido a su fuerte potencial reductor, la vitamina C participa en numerosos procesos metabólicos, incluidos los relacionados con el sistema inmunológico. Las células inmunocompetentes como los linfocitos, neutrófilos y monocitos tienen una concentración de ascorbato de 10 a 100 veces mayor que la concentración plasmática y la acumulan frente a un gradiente de concentración (Sorice et al., 2014). El sistema inmunológico requiere grandes cantidades de energía y nutrientes. Estos son necesarios porque sus componentes individuales se caracterizan por altas tasas de rotación, lo que lleva a un mayor requerimiento de sustrato en comparación con la mayoría de los otros sistemas corporales (Ströhle, Wolters & Hahn, 2011). El sistema inmunológico es muy complejo con múltiples pasos metabólicos y numerosas enzimas que requieren muchos cofactores (vitaminas, minerales, nutrientes). La vitamina C mejora las funciones del sistema inmunológico, como las actividades de las células asesinas naturales y antimicrobianas, la proliferación de linfocitos, la quimiotaxis y la hipersensibilidad de tipo retardado (Wintergerst, Maggini y Hornig, 2006).

Hemos publicado una serie de informes de casos sobre altas dosis de vitamina C intravenosa y diferentes infecciones virales (Gonzalez et al., 2014; Gonzalez et al., 2016; Marcial-Vega, Gonzalez-Terron & Levy, 2017; Gonzalez et al., 2018; González, Berdiel y Olalde, 2018), que muestran un potente efecto antiviral de la vitamina C.Ni la administración intravenosa ni oral de altas dosis de vitamina C se asocia con efectos secundarios significativos.

Estudio

El 17 de junio de 2020, una mujer de 38 años de Ponce, Puerto Rico, llegó a la clínica Berdiel y presentó dolor de garganta, tos seca, fatiga, fiebre subjetiva de bajo grado (38.5 C), dolor corporal y dolor de cabeza intenso. Estos síntomas habían estado presentes desde el 10 de junio de 2020. La paciente no tenía otra enfermedad subyacente antes del inicio de sus síntomas. Presentó una presión arterial de 123/78 mm Hg; pulso de 87 lpm; frecuencia respiratoria de 20 respiraciones / min; SPO2 del 90% y su sonido respiratorio era normal. Los resultados de laboratorio mostraron linfopenia (531 células / ul); y elevaciones de aspartato aminotransferasa (AST, 78 U / L), alanina aminotransferasa (ALT, 41 U / L), proteína C reactiva (CRP, 7.8 mg / L) y lactato deshidrogenasa (LDH, 295 U / L) ). Una prueba rápida de detección de influenza A y B resultó negativa. La radiografía de tórax reveló infiltración perihiliar bilateral y opacidades parcheadas mal definidas. Se recolectaron muestras que incluían hisopos orofaríngeos y esputo para el síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2), y se realizó la reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa en tiempo real (rRT-PCR) de acuerdo con las pautas de los CDC. El ensayo 2 rRT-PCR confirmó que el frotis orofaríngeo del paciente era positivo para el SARS-CoV-2.

Al paciente se le administró inmediatamente una dosis alta de vitamina C intravenosa (HDIVC), que consistía en 500 cc de solución de lactato de Ringer que contenía 25 gramos de ascorbato de sodio (forma de vitamina C de pH neutro). Esta se infundió en aproximadamente 45 min. Se repitió la misma infusión un total de 3 veces durante 3 días. Todas las infusiones se desarrollaron clínicamente sin incidentes y sin efectos adversos discernibles. Se le prescribió hidroxicloroquina 200 mg tres veces al día durante 10 días; Azitromicina 500 mg el día 1 y luego 250 mg durante 4 días; y un antitusivo a base de guaifenesina y dextrometorfano (Giltuss) 5 ml cada 4 horas.

Resultados

Al día siguiente de la primera infusión, la paciente notó que sus síntomas habían mejorado drásticamente. Su dolor de cabeza y su dolor corporal habían desaparecido. Después de la segunda infusión, su apetito también mejoró. Después de la tercera infusión, se le recomendó que continuara con vitamina C en forma oral (3 g tid). También se le indicó al paciente que comenzara a tomar un multivitamínico y mineral de alta potencia (1 qd) y coenzima Q10 (100 mg qd) por vía oral. Además, también se le recetó vitamina D3 (10.000 UI una vez al día); gluconato de zinc (30 mg una vez al día); equinácea y saúco (500 mg dos veces al día durante diez días, potencia estandarizada. También se aconsejó al paciente que se mantuviera bien hidratado con agua pura y que consumiera una dieta rica en verduras y frutas. También se le recomendó restringir el azúcar y los alimentos refinados y procesados. También se le recomendó restringir el azúcar y los alimentos refinados y procesados y con este tratamiento recuperó nuevamente su estado de salud.

Fuente original: https://isom.ca/article/intravenous-vitamin-c-and-an-orthomolecular-protocol-as-therapy-for-covid19-a-case-report/

Author(s): Michael J Gonzalez1; Miguel J Berdiel2; Jose Olalde3; Jorge R Miranda-Massari4; Victor Marcial5; Alexander Aponte6
1University of Puerto Rico, Medical Sciences Campus, School of Public Health, Department of Human Development, Nutrition Program, San Juan, PR ; 2Berdiel Clinic, Ponce, PR ; 3Centro Medico Regenerativo (CMR), Bayamon, PR ; 4University of Puerto Rico, Medical Sciences Campus, School of Pharmacy, Department of Pharmaceutical Sciences, San Juan, PR ; 5Universidad Central del Caribe, School of Medicine, Bayamon, PR ;6Bastyr University, School of Naturopathic Medicine, Seattle, WA
Date of Publication: 1 August 2020

  • Visto: 1014

You have no rights to post comments

(C) 2017-2018 SENMO Todos los Derechos Reservados.
Realizado por el equipo de Civicos Networking