Inscripciones abiertas: VI Congreso/ Máster 3º Edición

 


TELF: +34 822 173 227

¿Qué esperan de nosotros los pacientes?

La medicina del siglo XXI se caracteriza por la unión entre una galopante tecnología y la secuenciación del genoma, un binomio que ha permitido el desarrollo de las Ciencias Ómicas, a las que dedicamos íntegramente uno de nuestros congresos anuales, y que cada vez más satisface el anhelo de entender mejor cómo funcionan nuestras células y los procesos biológicos subyacentes a las enfermedades. Dra. Eva María Diaz 

Sin embargo, el paciente es quien da todo el sentido a nuestro esfuerzo y dedicación y, por esta razón, todo el caudal de conocimiento de este extraordinario desarrollo tecnológico nos exige una especial alerta para no anteponer las nuevas herramientas diagnósticas y terapéuticas a la dimensión humanística del paciente, cada vez más activo, consciente y participativo en lo referente a su salud y hoy, más que nunca, verdadero actor de la medicina de este siglo.

En este sentido, y para reflexionar profundamente sobre el significado integral de la Medicina del siglo XXI, quiero compartir con vosotros parte del escrito de Una Paciente del siglo XXI, totalmente representativo del sentir de la mayoría de personas que, como profesionales de la salud, tratamos en nuestras consultas y que va dirigido a todos y cada uno de nosotros.

“Los pacientes del Siglo XXI demandan una medicina actualizada. Ir a la vanguardia. Adelantarse al futuro. Romper pronósticos. Controlar “la suerte”. Conocer para prevenir. Ser dueño de tu salud. Una medicina con tu nombre y apellidos. No depender del destino. Desafiar a los genes. Renunciar a “herencias”. Apagar interruptores. Saber para poder elegir. Ser tu médico en casa. Corresponsabilidad.

Una medicina que te mire al corazón. Que escuche tus emociones. Que realmente se interese por tu vida. Que te enseñe a pescar. Que te ofrezca herramientas. Una medicina que te acompañe. Que no asuste. Que te cuide. Que sepa quién eres. Cómo eres…

Una medicina que se recicle, que mire por la ventana, que salga de la consulta y se de una vuelta por la calle; con curiosidad por el vecino, que supere su introversión, que no se acueste sin aprender algo nuevo.

Una medicina para todos los públicos, que no se aísle en medio del océano, de fácil acceso, sin olor a rancio ni a naftalina, que salte sus muros sin sentirse amenazada, que no se apodere de la verdad, que no se paralice por miedo a perder la razón, capaz de abrir su mente y de moverse de su casilla. Que no se estanque ni gire en torno a sí misma, que avance al ritmo del mundo y contemple “que hay vida en otros planetas”.

Que salga de la facultad y se vaya al mercado a comprar alimentos de temporada y de cercanía, a tomar 20 minutitos de sol o a hacer un rato de deporte. Para mover un poco su cuerpo y no quedarse con los huesos anquilosados.

Una medicina de carne y hueso, con humanidad, que se limpie el polvo, que pulse Ctrl+F5; sin restricciones, que no se pliegue ante la farmacéutica, que se interese por la violencia de género y no discrimine por clase o raza. Que recete más brócoli y las “pirulas” justas y necesarias. Más prevención y menos listas de espera…”

Dra. Eva María Díaz

  • Visto: 435

You have no rights to post comments

(C) 2017-2018 SENMO Todos los Derechos Reservados.
Realizado por el equipo de Civicos Networking