Inscripciones abiertas: VI Congreso

 


TELF: +34 822 173 227

Overtraining o síndrome de sobreentrenamiento: soporte físico y mental con Cordyceps sinensis y Rhodiola rosea

En el deportista que practica deportes de alto nivel, los fenómenos de fatiga y la consecuente reducción del rendimiento deportivo pueden ser relativamente comunes, en particular cuando los entrenamientos implican un aumento continuo de la carga del ejercicio, orientado a mejorar el rendimiento, con tiempos reducidos para una completa recuperación física y muscular.

De hecho, si la fase de descanso posterior a la ejecución de ejercicios intensos no es la adecuada, la respuesta orgánica puede resultar ineficaz, lo que se traduce en un rendimiento reducido, una tolerancia reducida a la carga de entrenamiento y una coordinación reducida. En estas condiciones, a menudo hablamos de síndrome de sobreentrenamiento (OTS), con reducción drástica del rendimiento, depresión, malestar generalizado y agotamiento transitorio del sistema inmunológico.

Por lo tanto, mientras que un ejercicio de intensidad moderada proporciona una mayor vigilancia inmunológica y una mayor resistencia a los efectos adversos de los factores estresantes, protegiendo al cuerpo, la actividad intensa en cambio tiene un efecto contrario, afecta el sistema inmunológico, predisponiendo al deportista a una mayor susceptibilidad a las infecciones incluso en comparación a individuos sedentarios. El término sobreentrenamiento define, por tanto, un desequilibrio entre la carga de trabajo realizada y la capacidad de recuperación física y muscular, fundamental para que el entrenamiento sea eficaz y de buen rendimiento, que incluso puede llegar hasta 72 horas después de la actividad, cuando el deportista está sometido a un compromiso físico de intensidad máxima.

Entre los principales síntomas que se describen en el atleta sometido a OTS se evidencia una sensación de fatiga general, así como dolores musculares, depresión, insomnio, pérdida de peso, mayor susceptibilidad a lesiones, cambios en los parámetros sanguíneos, aumento de la frecuencia cardíaca y disminución del índice de Testosterona/Cortisol (T/C). Entre los parámetros sanguíneos que se identifican en OTS se encuentra un aumento de CPK (Creatinafosfoquinasa), urea, ceruloplasmina, noradrenalina, anemia leve, leucopenia, reducción de albúmina y glutamina séricas, glucemia, triglicéridos, LDL y catecolaminas. En este contexto, también es importante considerar la interacción entre el perfil hormonal y el estrés oxidativo: la hiperactivación suprarrenal y la producción excesiva de cortisol que pueden inducir a un agotamiento transitorio de los sistemas antioxidantes (SOD, catalasa, GSH, GSH transferasa y reductasa) con aumento del estrés oxidativo, lipoperoxidación lipídica y aumento del catabolismo muscular.

En los últimos años, la investigación científica nos ha permitido observar cómo algunos hongos medicinales ayudan globalmente al organismo en diversos aspectos, desde el reequilibrio del sistema inmunológico hasta la reducción de la inflamación crónica de bajo grado, pasando por el reequilibrio del sistema nervioso y hormonal, regulando la cascada esteroidea y aumentando su capacidad para manejar el estrés, modulando la respuesta antioxidante endógena para promover una adecuada recuperación psicofísica. En Occidente, el interés por el uso de hongos medicinales en el rendimiento deportivo comenzó a manifestarse en 1993, cuando en el Campeonato Mundial de Atletismo en Stuttgart, algunos atletas chinos suplementados con Cordyceps sinensis ganaron la medalla de oro en los 1500, 5000 y 10000 metros, rompiendo sus respectivos récords mundiales. Los récords para los atletas chinos continuaron en septiembre del mismo año en Beijing, y posteriormente en los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996, cuando el atleta Wang Juxia ganó la medalla de oro en los 5000 metros. Tras constatar la ausencia de cualquier tipo de sustancias dopantes, en esa ocasión el técnico declaró que su secreto era el Cordyceps: "una sustancia natural complementaria libre de efectos secundarios".

Cordyceps sinensis, es un hongo originario del Himalaya que contiene proteínas, péptidos y todos los aminoácidos esenciales, polisacáridos y glicoproteínas con acción inmunoestimulante, esteroles, específicamente el ergosterol (precursor de la vitamina D), análogos de nucleósidos, como la Cordicepina, como antiviral y con acción reguladora hormonal, ácidos grasos poliinsaturados, vitaminas, incluyendo B1, B2, B12, E y K, y minerales (K, Na, Ca, Mg, Fe, Cu, Mn, Zn, Pi, Se, Al, Si, Ni , Sr, Ti, Cr, Ga, V y Zr). Numerosos estudios han demostrado que es extremadamente potente como tónico adaptógeno, en particular para promover la salud respiratoria, circulatoria y sexual, aumentando también la libido y la potencia sexual. En deportistas entrenados, el uso de Cordyceps sinensis y Ganoderma lucidum ha demostrado aumentar la relación Testosterona/Cortisol tras la actividad física, favoreciendo la acción anabólica y contrarrestando el síndrome de sobreentrenamiento, así como aumentando las sustancias antioxidantes endógenas.

Es útil en el tratamiento de enfermedades respiratorias desde la tos, bronquitis y asma, hasta la broncopatía obstructiva crónica y en general para mejorar la capacidad respiratoria y la oxigenación. Se ha demostrado que los extractos de Cordyceps inhiben la contracción traqueal y ejercitan la broncoreactividad al mejorar el flujo de oxígeno a los pulmones. En el deportista, ayuda a aumentar la masa muscular y reduce la inflamación posentrenamiento, aumenta la producción de energía, reduce la sensación de fatiga y acelera la recuperación después del esfuerzo mejorando la producción de ATP y optimizando el uso de oxígeno. El aumento de la energía celular no está ligado a la estimulación del sistema nervioso y el suprarrenal, sino a la mejora del metabolismo celular aeróbico y por tanto de la energía utilizable.

En este contexto, la Rhodiola rosea es también una planta adaptógena que ejerce una acción tónica sobre el sistema nervioso y muscular con diferentes mecanismos de acción. Los estudios científicos han demostrado que Rhodiola es capaz de mejorar la producción de monoaminas biogénicas como la serotonina, hasta en un 30%, dopamina y norepinefrina en la corteza cerebral y el hipotálamo. El mecanismo responsable de esta acción está ligado a la inhibición enzimática (como la monoamino oxidasa) para la degradación de neurotransmisores, en particular la serotonina y la dopamina, y al aumento de su transporte al cerebro. Reduce la fatiga y el estrés físico, mejora la atención y la concentración. A nivel muscular, promueve la síntesis de proteínas, aumenta los niveles de ATP y de fosfocreatina y el nivel de betaendorfinas (β-E), con un aumento en la percepción de bienestar y una mayor resistencia al esfuerzo físico prolongado.

En la actualidad, por lo tanto, las formulaciones con Cordyceps sinensis, Rhodiola rosea, y cromo, que favorecen la acción anabólica de la insulina, la síntesis de proteínas y el anabolismo muscular, aunado al gluconato de magnesio que mejora la contractilidad muscular y la concentración mental, pueden representar la última generación de productos dirigidos al fortalecimiento y la recuperación física del deportista. 

Captura de pantalla 2021 08 24 a las 8.15.21


Colaboracion AVDReform

Bibliografía

  • Sellami M, Slimeni O, Pokrywka A, Kuvai G, D Hayes L, Milic M, Padulo J. Medicina herbaria para deportes: una revisión. J Int Soc Sports Nutr. 2018 15 de marzo; 15:14.
  • Xu YF. Efecto del polisacárido de Cordyceps militaris (Ascomycetes) sobre fatiga física inducida por la natación forzada. Hongos Int J Med. 2016; 18 (12): 1083-1092.
  • Cleaver P, Holliday JC, Powers ML. Método novedoso para cultivar Cordyceps sinensis en un sustrato y método novedoso para hibridar diferentes cepas de Cordyceps sinensis. Solicitud de patente de Estados Unidos US 20060014267; 2006.
  • Mizuno T. Efectos medicinales y utilización de Cordyceps (Fr.) Link (Ascomycetes) e Isaria Fr. (Hongos mitospóricos) Hongos oruga chinos, “Tochukaso” (revisión). Int J Med Mushr. 1999; 1: 251–62. 3.
  • Holliday J, Cleaver M, Wasser SP. Cordyceps. En: Coates PM, Blackman MR, Cragg G, Levine M, Moss J, White J, editores. Enciclopedia de suplementos dietéticos. Nueva York: Marcel Dekker; 2005. p. 1-13.
  • Holliday J, Cleaver P, Loomis-Powers M, Patel D. Análisis de calidad y técnicas para la hibridación del hongo medicinal Cordyceps sinensis. Int J Med Mushr. 2004; 6: 147- 60.
  • Chen SZ, Chu JZ. [Estudios de RMN e IR sobre la caracterización de cordicepina y 2'deoxiadenosina.] Zhongguo Kangshengsu Zaxhi. 1996; 21: 9-12 (en chino).
  • Kiho T, Hui J, Yamane A, Ukai S. Actividad hipoglucémica y propiedades químicas de un polisacárido del micelio cultural de Cordyceps sinensis. Biol Pharm Bull. 1993; 16: 1291-3. 12
  • Germano C, Ramazanov Z, Bernal Suarez M. Monografía de Rhodiola rosea Revisión de medicina alternativa Volumen 7, Número 5, 2002 36.
  • Spasov AA, Wikman GK, Mandrikov VB, et al. Raíz ártica (Rhodiola rosea): la nueva y poderosa alternativa al ginseng. Nueva York, NY: Kensington Publishing Corp; 1999.
  • Udintsev SN, Shakhov VP. Un estudio piloto doble ciego controlado por placebo del efecto estimulante y adaptogénico del extracto de Rhodiola rosea SHR-5 sobre la fatiga de los estudiantes causada por el estrés durante un examen período con un régimen repetido de dosis bajas. Fitomedicina 2000; 7: 85-89. 38.
  • Ohsugi M, Fan W, Hase K y col. El papel de los factores humorales de regeneración del hígado en el desarrollo de tumores experimentales y el efecto del extracto de Rhodiola rosea en este proceso. Neoplasma 1991; 38: 323-331.
  • Gregory S. Kelly, Dakota del Norte. Actividad de eliminación de oxígeno activo de las medicinas tradicionales a base de hierbas tónicas nutritivas y los componentes activos de Rhodiola sacra. J Ethnopharmacol 1999; 67: 111-119. 40.
  • Mertz W: Rhodiola rosea: Una posible alternativa a los adaptógenos vegetales Revisión médica, Volumen 6, Número, 2001
  • Frick M., Darpö B., Östergren J. y Rosenqvist M. El efecto del magnesio oral, solo o como adyuvante del sotalol, después de la cardioversión en pacientes con fibrilación auricular persistente Eur. Heart J., julio de 2000; 21: 1177-1185.
  • Champagne CM Magnesio en hipertensión, enfermedad cardiovascular, síndrome metabólico y otras afecciones: una revisión Nutr Clin Pract, abril de 2008; 23: 142 – 151
  • Mertz W: Interacción del cromo con la insulina: un informe de progreso. Nutr Rev 56: 174-177, 1998 42.
  • Cefalu WT, Bell-Farrow AD, Stegner J, Wang ZQ, King T, Morgan, Terry JG: Efecto del picolinato de cromo sobre la sensibilidad a la insulina in vivo. J Trace Elem Exp Med 12: 71–83, 1999
  • Anderson RA, Polansky MM, Bryden NA, Canary JJ: Efectos del suplemento de cromo sobre la glucosa, la insulina, el glucagón y las pérdidas de cromo en la orina en sujetos que consumen dietas controladas bajas en cromo.
  • Am J Clin Nutr 54: 909–916, 1991 Anderson RA, Polansky MM, Bryden NA, Bhathena SJ, Canary JJ: Efectos del cromo suplementario en pacientes con síntomas de hipoglucemia reactiva. Metabolismo 36: 351–355, 1987
  • Stearns DM: ¿Es el cromo un elemento esencial traza? BioFactors 11: 149-162, 2000
  • Visto: 418

You have no rights to post comments

(C) 2017-2018 SENMO Todos los Derechos Reservados.
Realizado por el equipo de Civicos Networking